Carne de cañón

José Antonio Iniesta
José Antonio Iniesta

José Antonio Iniesta

Escritor e investigador

Esta mañana he visto a un niño ucraniano llorando con el pánico reflejado en sus ojos y la habitación de un edificio bombardeado por el ejército ruso en la que se ve una muñeca cubierta de polvo que hizo feliz a una niña que ya no puede jugar en paz con ella. Y más allá de todo eso, hay sangre derramada por todas partes en un ataque feroz a numerosas ciudades donde habitan seres humanos con un legítimo derecho a la vida, ahora convertidos en “carne de cañón” por las ironías del destino

Así que no puedo hacer otra cosa más que desear que la paz se instale de una vez por todas en el corazón del conjunto de los habitantes de la Tierra.

Veo ancianos desgarrados por el llanto, huyendo aterrorizados por las calles que se han teñido con el gris de un oscuro futuro. La gente escapa de las ciudades y se bloquean las carreteras, y el interior de los coches se convierte en guarida del terror de muchas familias que temen por su vida, sin entender por qué los misiles de crucero vuelan sobre sus cabezas, por qué los helicópteros arrasan barrios enteros y por qué caen sobre sus cabezas los aviones rusos derribados con seres humanos igual que ellos, que han sido condenados para siempre a morir calcinados sobre lo que eran apacibles hogares.

Y yo me pregunto cuál es el límite de la locura, del poder que se ejerce con un dedo sobre el botón nuclear como chantaje a la humanidad para que las acciones más viles queden impunes, y además, con el amparo de otros países que también pueden arrasar la faz de la Tierra en pocos minutos.

Por un lado tengo a un niño que llora, ancianos aterrorizados, familias cuyos humildes hogares ambulantes son coches bloqueados en las avenidas de la muerte, y por otra una de los ejércitos más poderosos del mundo utilizando su armamento con una crueldad de lo más inquietante.

Ante esta locura no me queda más que agarrarme a la necesidad de paz, a implorar a Dios que cambie la línea de tiempo de la humanidad y podamos tener en el futuro, aunque sea de momento una absoluta utopía, un mundo en el que reine la paz por encima de todos los gobiernos soberanos.

Me sería fácil ponen nombres y apellidos a los dictadores, a los magos negros de una conspiración milenaria contra la humanidad, pero ahora lo que quiero hacer es rezar por todos esos seres que sufren, sentir un amor infinito por el niño que llora y por la niña que se dejó la muñeca que abrazaba con tanto cariño, ahora  cubierta por el polvo con el que la muerte cubre la esperanza de los seres humanos inocentes. Ahora me quedaré con una oleada de paz interminable que surge de mi corazón, de solidaridad con todos los que sufren en Ucrania y en todo el planeta. Pero también con el deseo de que el conjunto de la especie humana, con esa misma paz interior y ese mismo amor, decida de una vez por todas levantar la cabeza y despojarse del miedo y derroque a los oscuros amos del mundo, a los que disfrutan con los juegos de guerra, con la siembra del miedo, con la campaña de terror que adopta tantas formas diferentes. Y todo eso, que no es poco, por ver si alguna vez, de una puñetera vez, nos acordamos de que tenemos el absoluto derecho a ser libres y felices, a vivir en paz y armonía en un mundo tan bello, que fue creado para que triunfara el reino de la alegría, no el del terror y el dominio de unos seres humanos contra otros.

Puedes comprar cualquier libro de Editorial Siete Luces haciendo click sobre las miniaturas de la derecha.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on telegram
Telegram
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on linkedin
LinkedIn
Share on tumblr
Tumblr
Share on reddit
Reddit

Noventa libros de Editorial Siete Luces

Consigue un ejemplar de nuestros libros haciendo click en el cartel con todas las portadas de todos los libros publicados. Comparte este post Share on facebook Facebook Share on twitter Twitter Share on pinterest Pinterest Share on telegram Telegram Share on whatsapp WhatsApp Share on linkedin LinkedIn Share on tumblr Tumblr Share on reddit Reddit

Seguir leyendo>>

Los que arrastran el alma por los suelos

Navegando en un velero de cáscara de nuez II Los que arrastran el alma por los suelos  Pensaban algunos apocalípticos de la ciencia ficción que nos invadirían naves extraterrestres, con monstruos horribles al estilo de “La guerra de los mundos”, y resulta que la plaga infame que se extiende por todas partes es la que

Seguir leyendo>>

Viene la noche

Navegando en un velero de cáscara de nuez I Viene la noche  Viene la noche y se cierne sobre los mortales, aunque sea a plena luz del día, porque por todas partes hay quebrantos y un mar de dudas que ahoga y se traga a los que no tienen certezas para proseguir en el camino

Seguir leyendo>>

El aliento solar de Ahau Chinan-Un libro de José Antonio Iniesta

Este libro es la narración apasionada, tal como se produjo, de un seminario de chamanismo que el autor dio a personas venidas de los más lejanos lugares de la geografía española. El propósito era dar un salto al vacío de la conciencia y experimentar la magia de la conexión con la naturaleza, la existencia de

Seguir leyendo>>

El universo mágico de Reliquia-Un libro de José Antonio Iniesta

Hellín, en la provincia de Albacete, es la ciudad en la que nació y vive José Antonio Iniesta, un lugar privilegiado para investigar tradiciones mágicas y hechos sobrenaturales. Mucho tiempo después de comenzar a recopilar todo tipo de historias extraordinarias, fenómenos paranormales y creencias ancestrales, en 1998 escribió una novela para relatar algunos de los

Seguir leyendo>>

#misterios #misteriosoencanto #misterious #misterioso #misterios del mundo #misteriosa  #quepasaraquemisteriohabra #quemisteriohabrá  #sietemisterios #enigma #enigmatico #espiritualidad #espiritual #conciencia #cambio de conciencia #espiritus #dimensiones #cuarta dimension #misterio #cosas asombrosas #magico #ciudades de poder #religion #culturas de la tierra #chamanes #chamanismo #ayahuasca #culturas ancestrales

espiritualidad

Deja un comentario