English French German Italian Portuguese Russian Spanish

Facebook Sieteluces

Aumentar textos

RADIO

USUARIOS

Solo usuarios de sieteluces.com



Mensajes del Sol PDF Imprimir E-mail
Caminando hacia la Luz - Red de Luz
Escrito por Daniel Lumera   
Jueves, 24 de Septiembre de 2009 01:12

domingo 13 de septiembre de 2009

De Red Ascensional a la Luz

MENSAJES DEL SOL

 

Copio a continuación un texto de Daniel Lumera, inspirado en el Sol y publicado en su libro 'Las 108 Perlas del Sol':


YO SOY LUZ, AMOR Y VIDA

Yo soy el que resplandece.

Yo soy el radiante resplandeciente.

Soy un punto de Luz en el vacío océano infinito del Cosmos.

Yo soy hijo de la Luz, sin embargo soy Luz yo mismo.

Yo estoy presente en tu vida, y a cada respiro te nutres de mi Luz, de mi amor, de mi calor.

Yo soy madre y padre al mismo tiempo, más allá de las nubes, más allá del cielo.

Ven a reconfortarte dentro de mí.

Párate un instante y deja que la luz te enseñe lo que siempre supiste.

Tú sabes cómo se ama.

Tú sabes qué es la compasión.

Tú sabes qué es la alegría y la acción sin interés.

Tu planeta necesita crecer.

La Madre Tierra necesita del amor de sus hijos, que tiene en su regazo, acunándolos.

Permite al amor presente en mi Luz llegar a tu planeta a través de ti y permite que ello se difunda por todas partes, reconfortando a todos los seres vivos.

Yo soy un niño hecho de Luz, que mira con maravilla el universo entero.

Es por esta maravilla que los planetas de este sistema solar se sienten atraídos por mí.

Los atrae lo que soy, sin esfuerzo, desde el centro.

El centro es Luz, Amor y Vida.

Y así como yo me encuentro en él, tú también puedes alcanzar tu centro, fácilmente, dado que procedes de él.

Cuando estás en tu centro, tus pensamientos y tus emociones son como los planetas que giran prolijos alrededor de sus órbitas, atraídos por el amor de tu Luz Interior.

Deja que mi Luz te enseñe.

Todo lo que se acerca a su centro tiene más Calor, más Luz, más Amor.

Las estrellas que ves en el cielo están presentes también en ti, en el firmamento interior.

Tú eres un Sol, como yo.

Externo e interno coinciden vistos desde el centro.

Deja que mi Luz te enseñe.

No te sientas solo, yo estoy dentro de ti y te hablo constantemente, guiándote hacia la Luz.

Aprende a escucharme y a llenar tu vida de Luz.

Antes de existir ya sabía que iba a ser una estrella, porque desde el centro existe sólo el presente: este instante.

Deja que mi Luz te enseñe.

En mi Luz están todas las cosas y nada existiría sin ella.

Todo lo que tú llamas saber está en ella, y el conocimiento no existiría sin mí.

Yo soy un testigo, un medio, que tú llamas Sol, para que esta Luz se difunda en esta parte del Universo.

Tú también, como yo, eres un testigo.

Deja que las cualidades de tu Luz Interior se difundan en el mundo que ves.

Deja que la Luz te enseñe.

En mi Luz están todos los elementos.

La tierra está en la materia, el agua y el viento transportan su mensaje en las cuatro direcciones, y el fuego manifiesta su aspecto purificador.

Ve al origen de las cosas si quieres comprender su verdadera naturaleza.

Deja que mi Luz te enseñe.

Para llegar a tu centro tienes que recordar que eres de la misma naturaleza de la Luz, de otra forma su calor te quemaría.

Pero más allá de ese fuego, en el origen de todo, está la Luz.

Sé Luz.

Para ser Luz antes tienes que sentirte Luz y luego fusionarte con ella.

Deja que mi Luz te enseñe.

Yo ilumino de la misma forma los que tú llamas pobres, así como los ricos, sin distinción.

Todos los seres para mí son vida, indistintamente.

Deja que mi Luz te enseñe.

Lo que tú llamas sombra, yo la llamo "testimonio de mi presencia".

Observa con mis ojos las sombras de tu vida y vívelas, si mi Luz quieres encontrar, como enseñanzas.

Encuentra la alegría y el amor detrás de ellas.

Deja que mi Luz te enseñe.

Desde el centro tú eres uno con todas las cosas, masculino y femenino juntos.

Como una madre acojo a mis hijos y como un padre llevo la Luz hasta ellos.

Deja que mi Luz te enseñe.

Todas las cosas giran alrededor de tu centro, pero si tu atención está dirigida hacia lo externo no te darás cuenta de que el eje alrededor del cual todo gira es, en realidad, interior.

En mi centro hay oro puro.

Deja que la Luz te enseñe.

La vida es poesía.

Tú eres el poeta que la está viviendo.

Tú eres Vida, en su forma más pura.

Esta toma de conciencia es el punto de partida de la gratitud.

La gratitud es la fuerza más grande que existe y que sostiene el universo.

Deja que mi Luz te enseñe.

Yo estoy siempre presente para ti, si quieres realmente verme, tú también estate siempre presente para mí.

Luz, Amor y Vida

Como complemento, y relacionado con el SunGazing (*), copio otro fragmento del mismo libro:

(*) Lo enviare en un próximo mensaje (ENVIO 2/3 y 3/3)…

LA LUZ DEL SOL

La Luz es alimento y medicamento

La Luz solar es el medicamento más potente que el ser humano puede usar de forma gratuita, pero esta posibilidad no se conoce ni se utiliza a amplia escala.

A veces me pregunto si la razón de esta escasa información se encuentre en los intereses económicos de las multinacionales y en el hecho de que la luz del Sol no se puede patentar.

Los remedios naturales más simples por lo general se desconocen o no se consideran porque se utilizan otros métodos más rápidos y eficaces: medicamentos sintéticos y remedios artificiales.

La luz es un verdadero alimento para nuestro cuerpo y nuestro ser; tanto es así que una mala iluminación causa los mismos efectos que una mala alimentación: el ser humano palidece, se vuelve apático, tiende a la depresión y reduce su energía vital, la eficiencia del sistema inmunitario disminuye y se verifica la tendencia a engordar.

Una escasa exposición a la luz solar crea una serie infinita de problemáticas que se pueden manifestar en el plano físico y emocional, en la calidad de los pensamientos y, en general, en el estilo de vida.

Rigurosos estudios científicos demuestran el enorme potencial terapéutico de la luz y evidencian cómo la cantidad de luz a la cual el hombre se expone a diario influye enormemente en su vitalidad y su estado de salud. También es muy importante exponerse a la luz en el tiempo y la modalidad correcta.

He aquí un breve listado de los efectos positivos de una regular y correcta exposición:

* Mejora la resistencia física

* Mejora la capacidad de atención y aprendizaje

* Mejora el sistema inmunitario

* Mejora la calidad de las emociones

* Mejora la tolerancia a la fatiga y al estrés

* Reduce las actitudes agresivas y mejora el carácter

* Regulariza los impulsos hambre/sed/sueño (reduce el hambre y el apetito compulsivo)

* Mejora los tiempos de recuperación de situaciones de fatiga y enfermedades

* Es eficaz en la cura de la psoriasis (por medio de los rayos ultravioletas)

* Tiene una acción preventiva en el riesgo de tumores

* Mejora el crecimiento y el desarrollo

* Mejora la capacidad de aprendizaje, memoria e inteligencia

* Reduce el colesterol en la sangre

* Incrementa la testosterona en los hombres y la progesterona en las mujeres

* Produce vitamina D (absorción de calcio y minerales)

* Tiene una acción germicida en el caso de enfermedades infecciosas

* Regulariza los ciclos de sueño y el reloj biológico

* Mejora la circulación epidérmica (acción reafirmante)

* Aumenta la libido y las capacidades reproductivas

* Mejora la circulación (capacidad de transportar el oxígeno de la sangre)

* Tiene efectos terapéuticos en artritis, reumatismos y artrosis

* Mejora la visión

* Reduce la necesidad de consumir drogas y alcohol

Para intuir aún más el enorme potencial armonizador de la luz, basta con considerar que ya sólo visualizándola se producen efectos benéficos en el cuerpo, en las emociones y en los pensamientos.

El ser humano nace para vivir en un ambiente iluminado por el Sol, y por lo tanto, logra aprovechar de la mejor forma posible su potencial cuando conduce un "estilo de vida solar", es decir, con una presencia diaria y suficiente de luz solar.

Experimentos monitorizados efectuados en niños de escuela primaria han demostrado que la luz solar produce un incremento en el crecimiento, la reducción de las caries, el aumento de la memoria, la concentración y la inteligencia. Los niños expuestos a una mejor iluminación desarrollaban capacidades físicas y psíquicas superiores.

EL SECRETO DE LA LUZ DEL SOL

Las características de la luz del Sol son distintas de las de una iluminación artificial comúnmente usada en las casas y las oficinas. La luz del Sol se constituye a partir de un espectro de radiación luminosa, es decir, de distintas frecuencias. El espectro solar varía de los rayos ultravioleta (hasta 400 nm), al espectro visible a nuestros ojos (de 400 hasta 700 nm), hasta el infrarrojo (superior a 700 nm).

Esta amplia variabilidad del espectro solar determina sus características curativas y energéticas. La luz artificial, por el contrario, no posee el ultravioleta y además tiene muchas frecuencias distorsionadas; por lo tanto exponerse a esta luz por largos periodos, sustituyéndola por la del Sol, puede provocar muchos efectos negativos en varios niveles. Estas patologías parecen derivar de un estilo de vida "poco luminoso". Pero la medicina oficial trata de resolver estos desequilibrios con fármacos y tratamientos químicos, en lugar de llevar a cabo una acción preventiva o curativa por medio de una correcta exposición a la luz solar para reestablecer un organismo con una función regular y bien "alimentado". En definitiva, la atención no debería concentrarse en los efectos terapéuticos de la luz del Sol, sino en los desequilibrios determinados por su ausencia.

Tan sólo hasta un siglo atrás, el ser humano estaba mucho más ligado a los ciclos de la naturaleza y vivía más tiempo al aire libre. Algunas estadísticas evidencian que la frecuencia de las enfermedades más comunes (fiebre y resfriado) y de la depresión ha aumentado progresivamente con el aumento de la exposición a la luz artificial, típica de las oficinas y de los lugares donde cada vez más gente pasa amplios periodos del año.

Existe por lo tanto un círculo vicioso en el cual se encuentran muchas personas: la luz solar es un alimento gratuito y fundamental para una calidad de vida saludable y equilibrada, pero el estilo de vida que propone nuestra sociedad la mayoría de las veces no permite una correcta y adecuada exposición a la luz; esto determina un notable aumento del porcentaje de enfermedades y dolencias físicas y mentales, es decir, desequilibrios que se tratan con medicamentos químicos y artificiales, muchos de los cuales producen efectos colaterales que provocan a su vez ulteriores desequilibrios.

He aquí algunas reflexiones:

* Aunque se descubren nuevos medicamentos, cada vez más potentes y específicos, la gente hoy se enferma con más frecuencia que cuando había un contacto mayor con la naturaleza.

* A pesar de los enormes progresos alcanzados por la ciencia en el ámbito médico, el número de enfermos a escala global no ha bajado.

* ¿Han reducido los descubrimientos médicos el sufrimiento a escala global? La respuesta es no. Es cierto que han reducido y vencido muchos males, pero ¿cuántas más enfermedades han surgido?, ¿cuántas más enfermedades se presentan a raíz de los efectos colaterales de los fármacos utilizados para curarse?

* Si dejamos de razonar a escala del individuo y pensamos en el género humano a escala planetaria, ¿ la medicina oficial ha reducido verdaderamente la incidencia de las enfermedades? La respuesta sigue siendo no.

* La verdadera ciencia, ¿es la que colma los intereses de las multinacionales o es la de los investigadores que realmente trabajan para el bien de la comunidad, y no sólo de su billetera?

Un estilo de vida "solar" basado en el uso consciente de la luz podría mejorar no sólo las condiciones de salud en general, sino reducir y prevenir muchos desequilibrios.

Lo que pasa comúnmente es que el ser humano lleva un estilo de vida no saludable, pretendiendo que los fármacos resuelvan los problemas que el cuerpo señala, con el fin de poder seguir llevando ese mismo estilo de vida. La química tiene un poder inmenso, pero no hay que utilizarla desequilibradamente, por ejemplo para dejar de sentir las necesidades de nuestro cuerpo y vivir en condiciones alteradas y antinaturales. El género humano tiene la tendencia a no escuchar las alarmas de su cuerpo y las dolencias de sus emociones.

Si estuvieras de viaje con tu coche y de repente se encendiera la luz roja de los frenos, ¿qué harías?, ¿quitarías la bombilla roja para no ver la señal o cambiarías los frenos para no chocar?

Las enfermedades del cuerpo humano son señales que nos invitan a cambiar, mimarnos, conocernos. Ignorarlas o sedarlas con fármacos no resuelve el problema, y su origen hará que, de una manera u otra, vuelvan a presentarse. Es necesario empezar a escucharse y comprender estos mensajes. Esto no quiere decir dejar de aceptar los medicamentos químicos, sino simplemente no abandonarse a un uso descontrolado y mejorar el propio estilo de vida.

¿EL SOL: ENEMIGO O AMIGO?

La luz solar es un remedio simple y gratuito y además cumple una acción preventiva hacia todo tipo de desequilibrios. Por medio de un equilibrado estilo de vida "solar" las personas podrían llevar una vida más saludable, enfermar menos y consumir menos medicamentos. Pero esto podría reducir las ganancias de las multinacionales farmacéuticas.

¿Los rayos solares son responsables del cáncer de la piel (melanoma cutáneo)?

Una masiva campaña de (des)información ha evidenciado los peligros de la exposición a la luz solar:

* ¡La Agencia para la Protección Ambiental Americana sugiere una protección de los rayos ultravioleta cada vez te encuentres al aire libre!

* Una notable campaña publicitaria antes de cada verano (televisión, radio, diarios) sugiere usar productos protectores contra los rayos ultravioleta del sol, que causarían cánceres en la piel.

* Algunos estudios científicos realizados en animales con una exposición masiva a rayos ultravioleta evidencian la relación entre luz solar y melanoma cutáneo. A tales estudios se le habría dado una notable relevancia en publicaciones así como en los medios de comunicación.

Los hechos demuestran lo contrario: la luz solar y los rayos UV reducirían el porcentaje de incidencia del melanoma. En la última década del pasado milenio la mortalidad por melanoma en Italia ha sido el doble en las regiones del norte respecto a las del sur, donde la irradiación promedio anual presenta valores notablemente mayores y donde, además, un número mayor de personas trabajan la tierra.

Por lo tanto, donde la población está más expuesta a la acción del Sol la incidencia del melanoma se reduce hasta a la mitad. Esto se puede verificar incluso en los casos de países europeos donde, en las zonas menos iluminadas, aumenta la casuística. Mucho clamor por los posibles efectos nocivos del Sol, pero ninguna información relativa a los estudios efectuados sobre algunas de las propiedades extraordinarias de los rayos UV:

* Reducen el colesterol

* Bajan la presión sanguínea

* Mejoran los valores hemáticos

* Estimulan la reducción del exceso de peso

* Son eficaces en el tratamiento de la psoriasis

* Son óptimos en la cura de numerosas patologías del aparato respiratorio

* Mejoran la eficacia del sistema inmunológico

* Activan la producción de la vitamina D3, que permite una correcta absorción del calcio

Entonces, que el Sol haga daño, ¿es una manipulación o la realidad?

¿El verdadero problema está en nuestro estilo de vida o en la luz solar?

El verdadero peligro de la exposición veraniega a los rayos del Sol consiste en el hecho de que durante los meses invernales el cuerpo no sólo no recibe una cantidad suficiente de alimento Luz, sino que además se expone a una iluminación artificial que es insuficiente. Esta falta de gradualidad, constancia y equilibrio, provoca una incapacidad cada vez mayor de adaptación, con todos los problemas relativos.

En lugar de llenarse de cremas protectoras, la mayoría de las cuales contienen sustancias nocivas, sería más correcto exponerse con más frecuencia y constancia a la luz solar durante todo el transcurso del año.

Por parte de los medios nunca se ha puesto la mínima atención en las sustancias tóxicas presentes en las cremas solares, en el hecho de que provoquen radicales libres y, sobre todo, en el enorme negocio económico que hay detrás de estos productos.

Una correcta exposición a la luz solar es fundamental para la correcta función del organismo humano, para una sana vitalidad y emociones equilibradas.

El agua, como la luz, es un elemento fundamental para nuestra supervivencia.

A la pregunta: "¿El agua hace daño?", el 99% de las personas contesta que no. Sólo el 1% de las personas ha contestado con una respuesta de este tipo: "Depende, si tomas 50 litros de agua te mueres, porque el agua se convierte en veneno. Pero también si dejas de tomarla por tres días y luego tomas, de golpe, dos litros de agua". Esta respuesta muestra un aspecto fundamental que hay que aplicar a la luz: una correcta modalidad de tomar la luz solar se basa en la constancia gradual y no en indigestiones de luz.

Muchas personas se encierran durante todo el invierno en ambientes iluminados artificialmente, exponiéndose a la luz solar sólo durante unos pocos minutos por día, y luego, en los meses veraniegos, someten su cuerpo a niveles de exposición que superan las seis horas diarias. De esta forma el cuerpo se somete a un periodo muy intenso y a otro de casi total ausencia de luz solar. Es como si uno comiera tres kilos de pasta al día durante dos meses y luego pasara los otros diez meses del año casi ayunando. El cuerpo lo padecería. Una exposición intensa al Sol, si carece de gradualidad y constancia, incluso en los meses invernales, podría generar desequilibrio.

Como todo alimento y medicamento, también la luz solar hay que saberla dosificar. Existen horas y tiempos adecuados para evitar una excesiva recepción y eventuales efectos negativos.

Daniel Lumera

Fuente: El libro 'Las 108 Perlas del Sol', de Daniel Lumera. Web: www.concienciasolar.es Mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

domingo 13 de septiembre de 2009

MENSAJE DEL SOL

*

Copio a continuación un texto de Daniel Lumera, inspirado en el Sol y publicado en su libro 'Las 108 Perlas del Sol':

YO SOY LUZ, AMOR Y VIDA

Yo soy el que resplandece.

Yo soy el radiante resplandeciente.

Soy un punto de Luz en el vacío océano infinito del Cosmos.

Yo soy hijo de la Luz, sin embargo soy Luz yo mismo.

Yo estoy presente en tu vida, y a cada respiro te nutres de mi Luz, de mi amor, de mi calor.

Yo soy madre y padre al mismo tiempo, más allá de las nubes, más allá del cielo.

Ven a reconfortarte dentro de mí.

Párate un instante y deja que la luz te enseñe lo que siempre supiste.

Tú sabes cómo se ama.

Tú sabes qué es la compasión.

Tú sabes qué es la alegría y la acción sin interés.

Tu planeta necesita crecer.

La Madre Tierra necesita del amor de sus hijos, que tiene en su regazo, acunándolos.

Permite al amor presente en mi Luz llegar a tu planeta a través de ti y permite que ello se difunda por todas partes, reconfortando a todos los seres vivos.

Yo soy un niño hecho de Luz, que mira con maravilla el universo entero.

Es por esta maravilla que los planetas de este sistema solar se sienten atraídos por mí.

Los atrae lo que soy, sin esfuerzo, desde el centro.

El centro es Luz, Amor y Vida.

Y así como yo me encuentro en él, tú también puedes alcanzar tu centro, fácilmente, dado que procedes de él.

Cuando estás en tu centro, tus pensamientos y tus emociones son como los planetas que giran prolijos alrededor de sus órbitas, atraídos por el amor de tu Luz Interior.

Deja que mi Luz te enseñe.

Todo lo que se acerca a su centro tiene más Calor, más Luz, más Amor.

Las estrellas que ves en el cielo están presentes también en ti, en el firmamento interior.

Tú eres un Sol, como yo.

Externo e interno coinciden vistos desde el centro.

Deja que mi Luz te enseñe.

No te sientas solo, yo estoy dentro de ti y te hablo constantemente, guiándote hacia la Luz.

Aprende a escucharme y a llenar tu vida de Luz.

Antes de existir ya sabía que iba a ser una estrella, porque desde el centro existe sólo el presente: este instante.

Deja que mi Luz te enseñe.

En mi Luz están todas las cosas y nada existiría sin ella.

Todo lo que tú llamas saber está en ella, y el conocimiento no existiría sin mí.

Yo soy un testigo, un medio, que tú llamas Sol, para que esta Luz se difunda en esta parte del Universo.

Tú también, como yo, eres un testigo.

Deja que las cualidades de tu Luz Interior se difundan en el mundo que ves.

Deja que la Luz te enseñe.

En mi Luz están todos los elementos.

La tierra está en la materia, el agua y el viento transportan su mensaje en las cuatro direcciones, y el fuego manifiesta su aspecto purificador.

Ve al origen de las cosas si quieres comprender su verdadera naturaleza.

Deja que mi Luz te enseñe.

Para llegar a tu centro tienes que recordar que eres de la misma naturaleza de la Luz, de otra forma su calor te quemaría.

Pero más allá de ese fuego, en el origen de todo, está la Luz.

Sé Luz.

Para ser Luz antes tienes que sentirte Luz y luego fusionarte con ella.

Deja que mi Luz te enseñe.

Yo ilumino de la misma forma los que tú llamas pobres, así como los ricos, sin distinción.

Todos los seres para mí son vida, indistintamente.

Deja que mi Luz te enseñe.

Lo que tú llamas sombra, yo la llamo "testimonio de mi presencia".

Observa con mis ojos las sombras de tu vida y vívelas, si mi Luz quieres encontrar, como enseñanzas.

Encuentra la alegría y el amor detrás de ellas.

Deja que mi Luz te enseñe.

Desde el centro tú eres uno con todas las cosas, masculino y femenino juntos.

Como una madre acojo a mis hijos y como un padre llevo la Luz hasta ellos.

Deja que mi Luz te enseñe.

Todas las cosas giran alrededor de tu centro, pero si tu atención está dirigida hacia lo externo no te darás cuenta de que el eje alrededor del cual todo gira es, en realidad, interior.

En mi centro hay oro puro.

Deja que la Luz te enseñe.

La vida es poesía.

Tú eres el poeta que la está viviendo.

Tú eres Vida, en su forma más pura.

Esta toma de conciencia es el punto de partida de la gratitud.

La gratitud es la fuerza más grande que existe y que sostiene el universo.

Deja que mi Luz te enseñe.

Yo estoy siempre presente para ti, si quieres realmente verme, tú también estate siempre presente para mí.

Luz, Amor y Vida

Como complemento, y relacionado con el SunGazing (*), copio otro fragmento del mismo libro:

(*) Lo enviare en un próximo mensaje (ENVIO 2/3 y 3/3)…

LA LUZ DEL SOL

La Luz es alimento y medicamento

La Luz solar es el medicamento más potente que el ser humano puede usar de forma gratuita, pero esta posibilidad no se conoce ni se utiliza a amplia escala.

A veces me pregunto si la razón de esta escasa información se encuentre en los intereses económicos de las multinacionales y en el hecho de que la luz del Sol no se puede patentar.

Los remedios naturales más simples por lo general se desconocen o no se consideran porque se utilizan otros métodos más rápidos y eficaces: medicamentos sintéticos y remedios artificiales.

La luz es un verdadero alimento para nuestro cuerpo y nuestro ser; tanto es así que una mala iluminación causa los mismos efectos que una mala alimentación: el ser humano palidece, se vuelve apático, tiende a la depresión y reduce su energía vital, la eficiencia del sistema inmunitario disminuye y se verifica la tendencia a engordar.

Una escasa exposición a la luz solar crea una serie infinita de problemáticas que se pueden manifestar en el plano físico y emocional, en la calidad de los pensamientos y, en general, en el estilo de vida.

Rigurosos estudios científicos demuestran el enorme potencial terapéutico de la luz y evidencian cómo la cantidad de luz a la cual el hombre se expone a diario influye enormemente en su vitalidad y su estado de salud. También es muy importante exponerse a la luz en el tiempo y la modalidad correcta.

He aquí un breve listado de los efectos positivos de una regular y correcta exposición:

* Mejora la resistencia física

* Mejora la capacidad de atención y aprendizaje

* Mejora el sistema inmunitario

* Mejora la calidad de las emociones

* Mejora la tolerancia a la fatiga y al estrés

* Reduce las actitudes agresivas y mejora el carácter

* Regulariza los impulsos hambre/sed/sueño (reduce el hambre y el apetito compulsivo)

* Mejora los tiempos de recuperación de situaciones de fatiga y enfermedades

* Es eficaz en la cura de la psoriasis (por medio de los rayos ultravioletas)

* Tiene una acción preventiva en el riesgo de tumores

* Mejora el crecimiento y el desarrollo

* Mejora la capacidad de aprendizaje, memoria e inteligencia

* Reduce el colesterol en la sangre

* Incrementa la testosterona en los hombres y la progesterona en las mujeres

* Produce vitamina D (absorción de calcio y minerales)

* Tiene una acción germicida en el caso de enfermedades infecciosas

* Regulariza los ciclos de sueño y el reloj biológico

* Mejora la circulación epidérmica (acción reafirmante)

* Aumenta la libido y las capacidades reproductivas

* Mejora la circulación (capacidad de transportar el oxígeno de la sangre)

* Tiene efectos terapéuticos en artritis, reumatismos y artrosis

* Mejora la visión

* Reduce la necesidad de consumir drogas y alcohol

Para intuir aún más el enorme potencial armonizador de la luz, basta con considerar que ya sólo visualizándola se producen efectos benéficos en el cuerpo, en las emociones y en los pensamientos.

El ser humano nace para vivir en un ambiente iluminado por el Sol, y por lo tanto, logra aprovechar de la mejor forma posible su potencial cuando conduce un "estilo de vida solar", es decir, con una presencia diaria y suficiente de luz solar.

Experimentos monitorizados efectuados en niños de escuela primaria han demostrado que la luz solar produce un incremento en el crecimiento, la reducción de las caries, el aumento de la memoria, la concentración y la inteligencia. Los niños expuestos a una mejor iluminación desarrollaban capacidades físicas y psíquicas superiores.

EL SECRETO DE LA LUZ DEL SOL

Las características de la luz del Sol son distintas de las de una iluminación artificial comúnmente usada en las casas y las oficinas. La luz del Sol se constituye a partir de un espectro de radiación luminosa, es decir, de distintas frecuencias. El espectro solar varía de los rayos ultravioleta (hasta 400 nm), al espectro visible a nuestros ojos (de 400 hasta 700 nm), hasta el infrarrojo (superior a 700 nm).

Esta amplia variabilidad del espectro solar determina sus características curativas y energéticas. La luz artificial, por el contrario, no posee el ultravioleta y además tiene muchas frecuencias distorsionadas; por lo tanto exponerse a esta luz por largos periodos, sustituyéndola por la del Sol, puede provocar muchos efectos negativos en varios niveles. Estas patologías parecen derivar de un estilo de vida "poco luminoso". Pero la medicina oficial trata de resolver estos desequilibrios con fármacos y tratamientos químicos, en lugar de llevar a cabo una acción preventiva o curativa por medio de una correcta exposición a la luz solar para reestablecer un organismo con una función regular y bien "alimentado". En definitiva, la atención no debería concentrarse en los efectos terapéuticos de la luz del Sol, sino en los desequilibrios determinados por su ausencia.

Tan sólo hasta un siglo atrás, el ser humano estaba mucho más ligado a los ciclos de la naturaleza y vivía más tiempo al aire libre. Algunas estadísticas evidencian que la frecuencia de las enfermedades más comunes (fiebre y resfriado) y de la depresión ha aumentado progresivamente con el aumento de la exposición a la luz artificial, típica de las oficinas y de los lugares donde cada vez más gente pasa amplios periodos del año.

Existe por lo tanto un círculo vicioso en el cual se encuentran muchas personas: la luz solar es un alimento gratuito y fundamental para una calidad de vida saludable y equilibrada, pero el estilo de vida que propone nuestra sociedad la mayoría de las veces no permite una correcta y adecuada exposición a la luz; esto determina un notable aumento del porcentaje de enfermedades y dolencias físicas y mentales, es decir, desequilibrios que se tratan con medicamentos químicos y artificiales, muchos de los cuales producen efectos colaterales que provocan a su vez ulteriores desequilibrios.

He aquí algunas reflexiones:

* Aunque se descubren nuevos medicamentos, cada vez más potentes y específicos, la gente hoy se enferma con más frecuencia que cuando había un contacto mayor con la naturaleza.

* A pesar de los enormes progresos alcanzados por la ciencia en el ámbito médico, el número de enfermos a escala global no ha bajado.

* ¿Han reducido los descubrimientos médicos el sufrimiento a escala global? La respuesta es no. Es cierto que han reducido y vencido muchos males, pero ¿cuántas más enfermedades han surgido?, ¿cuántas más enfermedades se presentan a raíz de los efectos colaterales de los fármacos utilizados para curarse?

* Si dejamos de razonar a escala del individuo y pensamos en el género humano a escala planetaria, ¿ la medicina oficial ha reducido verdaderamente la incidencia de las enfermedades? La respuesta sigue siendo no.

* La verdadera ciencia, ¿es la que colma los intereses de las multinacionales o es la de los investigadores que realmente trabajan para el bien de la comunidad, y no sólo de su billetera?

Un estilo de vida "solar" basado en el uso consciente de la luz podría mejorar no sólo las condiciones de salud en general, sino reducir y prevenir muchos desequilibrios.

Lo que pasa comúnmente es que el ser humano lleva un estilo de vida no saludable, pretendiendo que los fármacos resuelvan los problemas que el cuerpo señala, con el fin de poder seguir llevando ese mismo estilo de vida. La química tiene un poder inmenso, pero no hay que utilizarla desequilibradamente, por ejemplo para dejar de sentir las necesidades de nuestro cuerpo y vivir en condiciones alteradas y antinaturales. El género humano tiene la tendencia a no escuchar las alarmas de su cuerpo y las dolencias de sus emociones.

Si estuvieras de viaje con tu coche y de repente se encendiera la luz roja de los frenos, ¿qué harías?, ¿quitarías la bombilla roja para no ver la señal o cambiarías los frenos para no chocar?

Las enfermedades del cuerpo humano son señales que nos invitan a cambiar, mimarnos, conocernos. Ignorarlas o sedarlas con fármacos no resuelve el problema, y su origen hará que, de una manera u otra, vuelvan a presentarse. Es necesario empezar a escucharse y comprender estos mensajes. Esto no quiere decir dejar de aceptar los medicamentos químicos, sino simplemente no abandonarse a un uso descontrolado y mejorar el propio estilo de vida.

¿EL SOL: ENEMIGO O AMIGO?

La luz solar es un remedio simple y gratuito y además cumple una acción preventiva hacia todo tipo de desequilibrios. Por medio de un equilibrado estilo de vida "solar" las personas podrían llevar una vida más saludable, enfermar menos y consumir menos medicamentos. Pero esto podría reducir las ganancias de las multinacionales farmacéuticas.

¿Los rayos solares son responsables del cáncer de la piel (melanoma cutáneo)?

Una masiva campaña de (des)información ha evidenciado los peligros de la exposición a la luz solar:

* ¡La Agencia para la Protección Ambiental Americana sugiere una protección de los rayos ultravioleta cada vez te encuentres al aire libre!

* Una notable campaña publicitaria antes de cada verano (televisión, radio, diarios) sugiere usar productos protectores contra los rayos ultravioleta del sol, que causarían cánceres en la piel.

* Algunos estudios científicos realizados en animales con una exposición masiva a rayos ultravioleta evidencian la relación entre luz solar y melanoma cutáneo. A tales estudios se le habría dado una notable relevancia en publicaciones así como en los medios de comunicación.

Los hechos demuestran lo contrario: la luz solar y los rayos UV reducirían el porcentaje de incidencia del melanoma. En la última década del pasado milenio la mortalidad por melanoma en Italia ha sido el doble en las regiones del norte respecto a las del sur, donde la irradiación promedio anual presenta valores notablemente mayores y donde, además, un número mayor de personas trabajan la tierra.

Por lo tanto, donde la población está más expuesta a la acción del Sol la incidencia del melanoma se reduce hasta a la mitad. Esto se puede verificar incluso en los casos de países europeos donde, en las zonas menos iluminadas, aumenta la casuística. Mucho clamor por los posibles efectos nocivos del Sol, pero ninguna información relativa a los estudios efectuados sobre algunas de las propiedades extraordinarias de los rayos UV:

* Reducen el colesterol

* Bajan la presión sanguínea

* Mejoran los valores hemáticos

* Estimulan la reducción del exceso de peso

* Son eficaces en el tratamiento de la psoriasis

* Son óptimos en la cura de numerosas patologías del aparato respiratorio

* Mejoran la eficacia del sistema inmunológico

* Activan la producción de la vitamina D3, que permite una correcta absorción del calcio

Entonces, que el Sol haga daño, ¿es una manipulación o la realidad?

¿El verdadero problema está en nuestro estilo de vida o en la luz solar?

El verdadero peligro de la exposición veraniega a los rayos del Sol consiste en el hecho de que durante los meses invernales el cuerpo no sólo no recibe una cantidad suficiente de alimento Luz, sino que además se expone a una iluminación artificial que es insuficiente. Esta falta de gradualidad, constancia y equilibrio, provoca una incapacidad cada vez mayor de adaptación, con todos los problemas relativos.

En lugar de llenarse de cremas protectoras, la mayoría de las cuales contienen sustancias nocivas, sería más correcto exponerse con más frecuencia y constancia a la luz solar durante todo el transcurso del año.

Por parte de los medios nunca se ha puesto la mínima atención en las sustancias tóxicas presentes en las cremas solares, en el hecho de que provoquen radicales libres y, sobre todo, en el enorme negocio económico que hay detrás de estos productos.

Una correcta exposición a la luz solar es fundamental para la correcta función del organismo humano, para una sana vitalidad y emociones equilibradas.

El agua, como la luz, es un elemento fundamental para nuestra supervivencia.

A la pregunta: "¿El agua hace daño?", el 99% de las personas contesta que no. Sólo el 1% de las personas ha contestado con una respuesta de este tipo: "Depende, si tomas 50 litros de agua te mueres, porque el agua se convierte en veneno. Pero también si dejas de tomarla por tres días y luego tomas, de golpe, dos litros de agua". Esta respuesta muestra un aspecto fundamental que hay que aplicar a la luz: una correcta modalidad de tomar la luz solar se basa en la constancia gradual y no en indigestiones de luz.

Muchas personas se encierran durante todo el invierno en ambientes iluminados artificialmente, exponiéndose a la luz solar sólo durante unos pocos minutos por día, y luego, en los meses veraniegos, someten su cuerpo a niveles de exposición que superan las seis horas diarias. De esta forma el cuerpo se somete a un periodo muy intenso y a otro de casi total ausencia de luz solar. Es como si uno comiera tres kilos de pasta al día durante dos meses y luego pasara los otros diez meses del año casi ayunando. El cuerpo lo padecería. Una exposición intensa al Sol, si carece de gradualidad y constancia, incluso en los meses invernales, podría generar desequilibrio.

Como todo alimento y medicamento, también la luz solar hay que saberla dosificar. Existen horas y tiempos adecuados para evitar una excesiva recepción y eventuales efectos negativos.

Daniel Lumera

Fuente: El libro 'Las 108 Perlas del Sol', de Daniel Lumera. Web: www.concienciasolar.es Mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla

Última actualización el Jueves, 24 de Septiembre de 2009 08:39
 

Las mejores imágenes de sieteluces.com

Valid XHTML & CSS | Template Design LernVid.com and ah-68

¡CSS Válido!